jueves, 23 de julio de 2009

Día de descanso

Jueves 23 de Julio... 0 kms

Hoy no nos hemos movido de la ciudad de Praga, ayer por la tarde y por la noche estuvimos dando vueltas y cenando en la ciudad. Esta mañana hemos aprovechado, puesto que hacía mucho calor y era necesario, la colada; aunque de nada ha servido.

Por la mañana me he dedicado a revisar la moto y hacerle algunas sustituciones de mantenimiento, por ejemplo: cambiar la correa de transmisión por una nueva. Cambiar las fundas de plático de los cilindros del variador por los del motor de repuesto. Los que he quitado estaban bastante mal, aunque yo esperaba que estuviesen bastante peor. Los del motor de repuesto apenas llevaban unas cuantas señales de uso.

La correa que he quitado no estaba muy gastada pero también le he puesto una nueva, como la que llevé hasta la etapa anterior a Cabo Norte y que tan buen resultado me dió. La llevo en el baúl y si fuese necesario la volvería a poner, seguro que iría bien.

También le he tensado los frenos, sobre todo el trasero que a penas frenaba. Se nota que llevan tute.

Lo más importante, le he cambiado la llanta de la rueda trasera, manteniendo la cubierta a pesar del enorme desgaste que lleva por el roce con los muelles del amortiguador. Ahora parece que ese desgaste ya no existirá puesto que la rueda queda un poco desplazada de la posición que tenía con la otra llanta.

Respecto al día de hoy: una vez terminados los trabajos de mantenimiento hemos ido nuevamente a la ciudad con el tranvía número 12 que tiene parada a 500 metros del campíng, ese tranvíua lleva a 200 metros del puente de Carlos, que es el centro neurálgico, junto a la calle Karlova, de la zona turística. Hemos pasado un calor terrible, cosa poco habitual en esta ciudad. A eso de las 6 de la tarde, mientras nos dirigíamos al reloj astronómico se ha desatado una tormenta de "rayos y centollos", de repente ha anochecido y ha caido de todo, acompañado de viento fuerte. Nos hemos refugiado en una cafetería para tomar algo y al salir estaba luciendo el sol. Luego más tarde al ir a visitar la catedral y la casa donde vivió Frank Kafka, ha comenzado nuevamente a llover, esta vez con menos intensidad pero con mas insistencia. Ésta lluvia es la que nos ha puesto como sopas.

De regreso al camping hemos visto que la colada estaba empapada... osease, trabajo perdido. Como esta noche no escampe y sople vientecito secador veremos qué hago con la ropa mojada para mañana... y qué me pongo. Ésto es aventura, lo demás son tonterías.

Mañana nos pondremos en marcha temprano para llegar a Munich a una hora decente. Creo que nos separan unos 440 kms. Esperemos no tener dificultades y que el mantenimiento en la moto se note.

Hoy no hay fotos porque tampoco queda apenas batería. Estoy dentro de la tienda de campaña, metido en el saco de dormir y fuera sigue lloviendo. Ah... en casi todos los camping hay wifi gratis u opción de conexión. Ahora estoy conectado a alguien de la zona que no es del camping.

Hasta mañana.

1 comentario:

Kiqu dijo...

Vaya contratiempo.
¿Y que habeis hecho con la ropa mojada?
No se porque, pero hoy espero la foto con los calzoncillos y calcetines colgados en el mastil de la bandera ... ;-)